Fundación Rosalbita

Somos una organización sin fines de lucro



Como nace nuestra Fundación

Es pensando en cada uno de los niños y niñas dentro y fuera de nuestro país, en esas necesidades y oportunidades de intercambiar compromiso, amistad, bienes, servicios y gestionar recurso económico para este grupo socioeconómico más vulnerables, que nace nuestra Fundación Rosalbita, surgimiento que se da a partir de la vivencia de nuestro fundador director Alberto Torres Martínez cuando era un niño:

Allá por el año 1970, en la ciudad de Liberia, cuando era un niño de unos seis años, mi única hermana me llevó a una fiesta en la que iban a entregarle regalos a los niños pobres; no recuerdo mucho del evento a esa corta edad, pero lo que si más recuerdo, es que al volver a casa mi amada madre increpa a mi hermana, que porque a mí no me dieron nada, ni siquiera una bola plástica y a ella (mi hermana) al menos un juego de Jackses.

Muchísimos años después, en el año 2019, con motivo de mi Trabajo Comunal Universitario (T.C.U.) ante un censo que organicé en un barrio marginal llamado Martina Bustos en la ciudad de Liberia, Guanacaste, en donde apremia la pobreza extrema, con la colaboración de la señora Carmen Madrigal Méndez – Personera activa de la Iglesia Adventista del Séptimo día – pude coordinar la formalización de mi TCU. Y al percibir tanta pobreza y necesidades, le comenté en el mes de octubre de ese mismo año 2019 a la señora Madrigal, lo satisfactorio que sería organizarle una fiestita de navidad a unos 50 niños de los casi 700 niños que habitaban en aquel Barrio. Tuve de Doña Carmen una pregunta: ¿por qué a 50 y no le hacemos la actividad a 100 niños?

Así fue que pusimos mano a la obra y logramos hacer en aquel año, una fiesta navideña para 110 niños con tres piñatas, helados, comida, regalos, mimos, payasos, música y actividades infantiles para todos ellos, quienes tenían edades entre los 3 y 11 años.

La sede central del Colegio de Contadores Privados de Costa Rica nos colaboró con 22 regalos y el Consejo Regional de Liberia con 63 regalos, también contamos con la colaboración de la empresa norteamericana Amstar DMC – Costa Rica por medio de la sucursal ubicada en Liberia con regalos, helados y piñatas, favoreciéndonos con la asistencia de 10 personeros que llegaron a colaborarnos y por parte de la Iglesia también nos beneficiaron con el soporte de 12 personeros. Fue tal la cantidad de regalos donados que ningún niño ni niña se quedó sin obsequio, fue todo un éxito.

Por ello, aun más motivado recordando la actividad que hicimos en el año 2019, fue que para noviembre del año 2020, a pesar de las limitaciones sobrevenidas con la Pandemia Covid 19, que hasta la fecha nos azota, decidimos organizar otra actividad similar, sin fiesta, pero pensada con la entrega de regalos y canasta de víveres, incluyendo a otros barrios de esa zona marginal, contemplando un total aproximadamente de 75 a 80 niños y niñas en pobreza extrema. Así las cosas, y contando con la colaboración con mis compañeros agremiados contadores privados, con ayuda de amigos y familiares, se pudo cumplir con este objetivo de manera exitosa, sintiéndome muy feliz y orgulloso al igual que el resto de actuales fundadores-directores en ese entonces, solo colaboradores, motivándonos para la constitución definitiva de lo que ahora es Fundación Rosalbita.